Monty, la pérdida de la esencia

Hace muchos años, cuando comenzamos en este mundillo, una marca dominaba el deporte. Una marca era la que escribía el guión de las bicis de trial y su evolución, una marca reunía a los mejores pilotos del mundo, promovía el deporte y gozaba de un gran prestigio e imagen nacional e internacional.
Durante años dominó el trial de una manera clara, no solo por el buen hacer y el trabajo que realizaba (que era bueno), sino porque eran la única marca y decimos bien, marca, que podía hacerse llamar así.
Llegaron los años de Koxx y se vieron, en nuestra opinión, claramente superados en desarrollo (lo cual no implica que Koxx no hiciese cosas mal), pero lo cierto es que ambas marcas utilizaban unos precios de venta al público excesivamente altos para ser bicis de trial (es lo que suponía la inexistencia de más marcas opcionables).

LA CAÍDA DE MONTY

César Cañas | Monty 221 Ti 2004

A raíz de un determinado momento, Monty comenzó a ir hacia atrás. Contaban con un equipo de ensueño (César, Benito, Carles, Raúl Gutiérrez, Juanda, Dani Comas…), pero los años de César Cañas se acabaron, Benito se fue a Koxx, Carles Díaz se unió a Benito y se comenzaron a tomar caminos equivocados en torno al desarrollo de productos, un desarrollo que sin duda hay que analizar y que analizamos en las siguientes líneas.

Es cierto que durante años marcaron la pauta, cambiaron el acero a aluminio, quitaron los sillines en las bicis y presentaron modelos ligeros dignos de admiración, como fue la X-Lite y por último la 221 Titanio. Recordamos perfectamente aquella bici, el folleto de presentación, las fotos de César y Dani con ella, los tubos curvados y los materiales ligeros que presentaba. Para nosotros, probablemente es la mejor bici de la historia de Monty por todo lo que incluía y porque, aunque se rompía (como todas), presentaba bastante durabilidad.
Estamos hablando del año 2004. Hasta el año 2008, Monty desarrolló pocos componentes, siendo los más destacados los bujes o las gomas e introdujo el doble disco en sus bicis de gama alta, algo que posteriormente generó problemas de roturas en sus chasis. La 221 Kamel, bici que a priori, revolucionaría el trial por estética y funcionalidad, se convirtió en un fiasco que pocos imaginaban. La competencia comenzó a sacar geometrías más acertadas, el chasis se rompía por la mitad con bastante facilidad, la horquilla era un quebradero de cabeza absoluto y la bici compartía algunos de los componentes con la Titanio 2004 aunque por supuesto, su precio seguía siendo de los más altos. Es cierto que no era mala bici, de hecho, y tras haberla probado, no ha sido de las bicis más incómodas y además, era bastante ligera, pero los problemas de roturas y garantías, empezaron a empañar una imagen modélica de la marca.

Monty 221 Ti 2004

Estos problemas se trataron de solventar con una serie de modificaciones de la bici que no basaron en un cambio de tecnología o en una variación de los componentes, sino que se utilizaron refuerzos en las partes donde antes se generaban problemas y de esta forma se le dio durabilidad al conjunto.

El resultado fue, que en 4 años, la bici no ha contado con componentes nuevos, la geometría estaba muy lejos de ser lo que a la mayoría de la gente le gustaba, pesaba más de 9 kilos de serie y contaba con el mismo precio de venta al público…

Monty 221 X-lite

Recordamos ver al piloto estandarte de Monty en aquel momento Dani Comas, con su bici montando varios componentes de otras marcas algo que debería de ser no solo impensable, sino imposible, puesto que la imagen dada era de que no había componentes con los que competir contra la competencia.
En todo este tiempo, los pedalieres altos, las bicis de 7,5 kg y el carbono estaban empezando a hacer aparición (así como las prematuras roturas de chasis en otras marcas debido a este afán por el peso).

Sin duda se estaba trabajando en una dirección equivocada y para qué engañarnos, a nosotros mismos nos dolía ver como una marca que hace tiempo apoyó, no solo cualquier iniciativa como fue trials-riders cuando comenzamos, sino una marca que apoyaba la expansión del trial mundial, se iba quedando a la cola y los aficionados perdiendo confianza en ella hasta llegar a ni siquiera plantearse el llevarla.

LA PÉRDIDA DE LA ESENCIA

Abel Mustieles | Monty M5

En el año 2012, Monty, había conseguido algo que parecía imposible. De un plumazo se sacó un prototipo completo en fibra de carbono y actualizó prácticamente toda su gama de componentes bajo el nombre Pro Race con algunos artículos, como los neumáticos, realmente buenos. Fueron noticias alentadoras, no solo para nosotros (por el aprecio hacia la marca anteriormente comentado), sino para el trial en general. A esto se sumó un fichaje brutal como fue el de Abel Mustieles y en 26″ se introdujo a Giacomo Coustellier. Un equipo de ensueño y una bici que todo el mundo deseaba

La realidad por desgracia, fue otra. Ot Pi dejó su cargo en la marca, perdiendo así el último hilo de “historia” en cuanto al trial se refiere, se evolucionó una bici teóricamente sublime pero se olvidaron factores básicos. Se olvidó que no se puede sacar a la venta una bici probada con un tipo de frenos y ponerla en la calle con otros o probar un tipo de chasis para sacar otro diferente. Esto ha generado roturas y a mayores, se está obligando a comprar diferentes componentes si se quiere variar la configuración de frenos, sin olvidar que es la bici más cara del “mundo trial”, es decir, una serie de fallos garrafales que, a la postre, ha salido muy caros. Se dejó de contar con los pocos pilotos que quedaban de los buenos tiempos y que eran la imagen de la marca, pilotos que viajaban, que daban “buen rollo”, que abrían mercados en otros países, pilotos como Javi Alonso, Vasek Kolar, Kazuki Terai, las hemanas Abant y un largo etc. Se rompió relación de una manera muy triste con todo aquel que le tenía cariño a la marca. Se dejó escapar al que hoy día es el mejor piloto del mundo y dejaron en su equipo a dos pilotos, Dani Comas (quien, aunque se ha retirado, compitió en gran número de carreras) y a Giacomo Coustellier, del que poco sabemos por desgracia.

Una marca no se levanta con una buena bici, y una buena bici no se vende sola. En este caso, se han sumado excesivos factores y es que, a día de hoy, la revolución de Monty se ha quedado en una bici ligera, con serios problemas de durabilidad si no se utiliza de la manera adecuada, y con problemas si lo haces de la forma “menos dañina” para el chasis, se han quedado sin pilotos punteros o cualquier otro tipo de representación, no solo en competición, sino en desarrollo, publicidad, vídeos, fotos y relaciones internacionales, se han quedado sin el apoyo de gente que, como nosotros, amábamos algo que ya no existe, la esencia del trial, esencia que era Monty y que a día de hoy y por desgracia, creemos extinta para siempre.

Monty Kamel

Valoración:
MaloPobreRegularBuenoExcelente (1 votos, puntuación media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

3 Respuestas

  1. Ey! Aquí Bicicletas Monty.

    Cuanto amor en tan pocos párrafos 😉

    Para los amantes de la marca os invitamos a que conozcáis nuestra web ‘www.monty.es’ y nos sigáis en nuestras redes sociales: Facebook | Instagram | Twitter | Google + | Linkedin.

    También podéis conocer a nuestro equipo ProRACE 2016. Pilotos jóvenes y contrastados que viajan y atesoran gran cariño por la marca, entre ellos Vasek Kolar 😀

    Salud trialeros!

    Por cierto…
    Estad atentos a las novedades para este 2016! Lanzamos la nueva M5 y ya hay diversos prototipos muy avanzados en fase de test! Pura esencia…

    • james dice:

      Que pena de marca, no entiendo como los Catalanes están haciendo las cosas tan mal con lo que ha sido…
      Ahora se les ve faltos de todo. Ni siquiera tienen un community profesional que tenga criterios de marketing y conocimiento del mundo del trial, que explique y de motivos de por qué Monty está haciendo las cosas mal y que tratatarán de mejorar. En vez de eso se hace el sordo y se queda tan ancho diciendo que le sigamos…¿pero a donde te vamos a seguir hombre de Dios? Vagueria y desidia al nivel de Monty

  2. Miguel dice:

    Esta bien explicado aunque falta creo desde mi punto de vista dos datos importantes 1 monty siempre encaminó sus bicis al campeón del mundo y la guerra entre el biketrial y la federación uci que ni los trialeros que llevamos años muchas veces entendemos como están las cosas. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *