Presentación y análisis de la Dropbike 20″

Durante los años en los que llevamos intentando acercaros los diferentes modelos que las marcas han ido incluyendo en el catálogo, siempre hemos tenido cuadros o componentes con las mismas procedencias o cuyas marcas eran siempre de los mismos países. Estos países han sido España, Francia y los países asiáticos aunque, como todos bien sabéis, todas las marcas fabrican en dichos países.
Este pasado verano estuvimos en la Copa del Mundo de Para Loup con el mejor piloto de Sudamérica, el brasileño Diego Magno. Mucha gente nos ha preguntado sobre la bici con la que Diego compitió, modelo que Jamie Williams también monta. Tras contactar con Dropbike (marca que firma dicho cuadro y de la que Diego Magno es el piloto Nº1), se llegó a un acuerdo para probar en exclusiva sus nuevos componentes (manillar, bielas y piñón serán analizados más adelante), pudiendo de esta manera realizar un reportaje a fondo sobre este cuadro e incluyendo un nuevo país a la lista de marcas, ya que la sede de Dropbike se encuentra en Brasil.

DIFERENTE

Esa es la palabra que define el cuadro de la marca brasileña. Las marcas durante los últimos años nos han “acostumbrado” a unos cánones de medidas que son las más vistas y utilizadas por todos los pilotos. Bicis relativamente cortas, pedalieres altos y distancias entre el pedalier y las vainas cortas. Tan solo Koxx lanzó un órdago con su sky de 20” con anclaje de freno hidráulico. Pues Drop ha optado por una geometría poco común pero que nos ha sorprendido gratamente.
Esta bici, diseñada por Cris Santos, el mítico piloto sudamericano de la marca Brisa, junto con la ayuda de Diego Magno, cuenta con una longitud de 1015 mm, un pedalier a una altura de 60mm y una longitud de vainas de 360mm.
Sobre esta base montamos componentes de primera calidad exceptuando la utilización de titanio, que sólo se montó en cuestión de tornillos. Manillar de carbono, gomas Pro Race, componentes Nowar de Try all y algún detalle más nos dejó un resultado de 7,8 kg. Cabe destacar que no es un cuadro excesivamente ligero, ya que se sitúa cerca de 1,7 kg, eso sí, contando como contrapeso con una durabilidad muy superior a cualquier rival del mercado.
Su forma recuerda a las antiguas Kamel, si bien varia en el tipo de vainas y en el sistema de tensión, muy parecido al utilizado en la moto y que cuenta con dos tornillos, que junto a sendas tuercas, acercan y alejan la rueda tensando la cadena y haciendo el centrado de la rueda mucho más sencillo.
En el apartado de frenos, está equipada con dos tipos de montaje, tanto disco como hidráulico de zapata. Para el disco nos veremos obligados a poner un adaptador post mount que nos situará el diámetro del mismo en 180mm, lo que, sumado a la potencia del hope, resulta en una frenada perfecta.
La dirección es externa, rompiendo con la actual moda de semi-integradas que, por norma general, monta el resto de marcas.
En líneas generales se la ve resistente, algo no solo palpable en los datos del peso, si no en el sonido que emite el cuadro al ser golpeado con la uña o en las uniones de las vainas con el pedalier.

SENSACIONES

En cuanto a sensaciones, es una bici que transmite cosas similares a las que transmitía la 221 kamel de Monty. No es para nada nerviosa y es bastante cómoda a trasera. Es larga, pero no por eso nos va a resultar imposible levantarla a brazos, incluso nos resultó más fácil de lo que en un primer momento esperábamos. Eso sí, tendrás que tirar con fuerza para realizar cambios rápidos.
Una vez a trasera es una bici que te transmite potencia en los pasos. A la larga es capaz de hacerte generar más palanca y por lo tanto más fuerza, lo que te da una sensación de llegar más fácilmente al punto donde hayas puesto tu ojo.
A pedales es una bici estilo 26”, muy similar a la Koxx Sky 20” que utilizó Vincent. Levantar con el malo y tirar con el bueno te hará volar en una bici que con unas medidas más largas que la competencia, te hará generar un plus de fuerza que se nota.
El apartado “negativo” lo encontramos en su pedalier. Con 60mm de altitud por encima de la línea entre ejes, tendrás que vigilar más de cerca para no tocar con el mismo al subir a ciertos altos o al estar haciendo zonas de piedras, puesto que toca con más facilidad que sus rivales, acostumbradas a montar pedalieres por encima de 80mm.

CONCLUSIÓN

Dropbike nos ofrece una bici todoterreno, con unas garantías de durabilidad que ya quisieran para sí muchas marcas del mercado, eso sí, con la consiguiente subida de peso.
Una bici diferente y quizás eso es algo que nos ha gustado especialmente y es que cada vez las bicis son más similares y hay menos opciones donde elegir.
Si quieres una bici resistente, útil y por qué no decirlo, diferente, es una gran opción para decantarse sin llegar a cifras astronómicas, por cuadros que hay que mimar para alargar su duración.
IMG_2942
10380415_335115103305946_4133065938110368466_o
IMG_2342
Valoración:
MaloPobreRegularBuenoExcelente (Sin valorar, sé el primero en puntuar esta entrada)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *