Benito Ros, el campeón infinito

Si hay un nombre asociado a una bici de 20″ ese es Benito Ros. El navarro se ha ganado a pulso el ser el mejor piloto de la historia de nuestro deporte en rueda pequeña, dando exhibición tras exhibición durante ya más de 20 temporadas.

Benito es uno de esos deportistas especiales. Uno de los que solo se pueden comparar con nombres de leyenda, un Roger Federer, un Alejandro Valverde, un Valentino Rossi…palabras mayores.

Ha pasado por todas las evoluciones de nuestro deporte, compitiendo con acero, aluminio, carbono…desarrollando componentes, evolucionando el trial no solo a nivel de componentes sino a nivel de pilotaje.

Digno de estudio es su físico. Donde la ciencia dice que en cierto momento hay una bajada de rendimiento es porque nunca lo vieron cargar antes de enfrentarse a una pared, pero es que la ciencia no es algo con lo que se pueda medir la evolución genética de Benito.

Su mentalidad es algo que rompe esquemas. Mientras otros se frustran, pierden motivación y se cansan tras cumplir objetivos, Benito sigue con la misma ilusión con la que corre un recién iniciado en el deporte del equilibrio.

Benito es alguien tan ligado al trial, que nos cuesta plantearnos un trial sin el. Sin el casco amarillo, los tirones a brazos imposibles, sin que las locuras se conviertan en realidad mientras dibuja pasos que nosotros solo podemos imaginar. Ha pasado del trial natural, al trial «indoor».
Ha vivido la época del trial trial indoor como tal (Ávila) y la de las Copas del mundo en directo. Ha evolucionado la frenada de las bicis desde los primeros hidráulicos a los frenos de disco. Se ha enfrentado y batido a nombres que van desde Ot Pi o Cesar Cañas hasta Alejandro Montalvo.

Hay quizá demasiados momentos que recordar, de hecho, podríamos escribir infinitos artículos sobre esos momentos. ¿Quién no se ha motivado viendo vídeos de la bestia? ¿Quien no quiso llevar aquellos piratas negros? ¿Quien no ha soñado con llevar ese arco-iris que fue de su «propiedad» durante tantos años? ¿Quien no pensaba que esa fuente era demasiado alta como para tirarse?

Nosotros solo podemos decir, ojalá seas infinito. Que cumplas muchos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *